Arco de Triunfo de Barcelona

El Hotel SERHS Carlit está situado a sólo 12 minutos a pie de una de las principales atracciones de Barcelona: el Arc de Triomf (Arco de Triunfo), que se ha convertido en uno de los símbolos de Barcelona.

 

Un arco triunfal muy especial

A diferencia de otros, el Arco del Triunfo de Barcelona no conmemora ninguna victoria militar. Este arco fue construido como puerta de entrada de la Exposición Universal de 1888. Situado al final del Paseo de San Juan, da inicio al paseo Lluís Companys y comunica con la Ciutadella y el barrio del Born.

Con una altura de 30 metros y constuido en obra vista de ladrillo rojo, dispone de mucha ornamentación de figuras, así como también los escudos de todas las provincias españolas, siendo por tanto diferente de los otros arcos que hay en distintas ciudades. Sin duda un monumento para visitar en Barcelona. Su visita os llevará poco tiempo ya que no se puede acceder a su interior y solo se puede observar desde la calle. Podréis admirar también las bonitas farolas que hay a lo largo del paseo y disfrutar de la tranquilidad de este lugar.

Se trata de una construcción muy atípica por dos razones principales. En primer lugar,  a diferencia del resto de arcos triunfales, es una construcción de carácter civil, en lugar de ser construido como conmemoración de una gesta militar. Por otro lado, fue elaborado con un colorido trabajo en ladrillo siguiendo el estilo Mudéjar, algo que lo hace único en el mundo.

El arquitecto Josep Vilaseca, que lo diseñó en motivo de la Exposición Universal de 1888, lo concibió como una obra de proporciones clásicas y lo complementó con detalladas decoraciones escultóricas de artistas como Josep Reyné, que representó a Barcelona acogiendo a los visitantes en la fachada principal o Josep Llimona, quien plasmó la entrega de galardones a los participantes en la fachada posterior. Completan esta gran alegoría las obras de Antoni Vilanova, con la Apoteosis de la Agricultura, la Industria y el Comercio, las de Torquat Tasso, con su Apoteosis de las Ciencias y las Artes y por último, los doce ángeles de Manuel Fuxà y Pere Carbonell, como símbolo de fama y de la gloria de la ciudad condal. 

El objetivo del arco era el de homenajear a los países participantes, además de darles una impresionante bienvenida, pues al dar acceso al Salón de San Juan, los asistentes debían pasar por él para acceder a la Exposición. Actualmente el antiguo Salón de San Juan recibe el nombre de Passeig (Paseo) de Lluís Companys, y se trata de una avenida de 50 metros de ancho y de uno de los lugares preferidos de los locales para pasear, tocar música, divertirse con los amigos, patinar… Además de ser un camino lleno de vida, destaca también su belleza, decorado con un pavimento de mosaicos y unas grandes farolas, todo ello diseñado por Pere Falqués y que nos lleva directos a otra de las zonas más bonitas de Barcelona: el Parque de la Ciutadella. 

 

Parque de la Ciutadella (Ciudadela)

Este gran refugio verde en pleno centro de Barcelona, se trata del parque más grande e importante de la ciudad, si no contamos la montaña de Montjuïc o el Tibidabo. Diseñado en 1881 por Josep Fontserè, fue durante muchos años, el único parque de Barcelona. Siete años después de su inaguración, acogió la Exposición Universal.

¿Qué tiene de especial el parque? Probablemente los elementos más llamativos del parque sean su sorprendente cascada compuesta decorada con grandes dragones además de contar con dos medallones decorativos realizados por un –entonces- joven estudiante llamado Antoni Gaudí, quién también se encargó de su canalización hidráulica, y  el lago, donde es posible alquilar barcas para disfrutar de un tranquilo paseo por el agua. Los habitantes de Barcelona disfrutan de multitud de actividades en él, desde relajarse o hacer un picnic en sus amplias zonas de césped hasta realizar deporte o bailar swing en su glorieta. Además, en el parque se encuentran lugares como la actual sede del Parlamento de Cataluña,  el museo de la Geología, el de Zoología o el Zoológico de la ciudad.

Al lado de Ciutadella nos encontramos con una de las partes más bonitas y especiales de la ciudad: el barrio del Born. Este histórico barrio, actualmente muy reconocido por su zona de compras, especialmente sus boutiques de diseñadores y su ocio con bares y restaurantes muy aclamados, se trata de un conjunto de rincones muy especiales. Destacan construcciones tan importantes como el Palau de la Música Catalana, la Iglesia de Sant Pere, la basílica de Santa Maria del Mar, el Mercat de Santa Caterina y diversos museos. 

 

 

Si buscas un hotel cerca del Arco del Triunfo y de todos estos preciosos lugares de interés, el Hotel SERHS Carlit es el lugar perfecto.

¡Reserva ya en nuestra Página Web Oficial!

popup